vidal-lopez.jpg    A medida que pasa el tiempo, los medios de comunicación venezolanos, dejan a un lado la evocación formal de grandes figuras del deporte que brillaron en otras épocas. Con este olvido, las generaciones de ahora no pueden medir el impacto que en su momento tuvieron en la sociedad y en el proceso histórico-evolutivo del país esos grandes héroes que hoy viven en la memoria de los ancianos que los vieron en acción o en las apolilladas estanterías de las hemerotecas.

Es menester rescatar, y tratamos de hacerlo desde esta tribuna, el valor del recuerdo y del esfuerzo de quienes ya no están físicamente con nosotros.

Conozcamos un poco de Vidal López, completo como jugador y claro ejemplo de contraste con la fragilidad contemporánea de los atletas que hoy ocupan su lugar en el espectro de la pelota.

Nació en Río Chico, Estado Miranda el 19 de abril de 1918 y falleció en Caracas el 20 de febrero 1972.Fue bautizado por el periodista Candelario Rivero (Chato Candela) como “El Muchachote de Barlovento”. Bartolo, el padre de Vidal murió cuando éste tenía 6 años de edad y poco después, en 1927, la madre decidió trasladarse a Caracas con sus hijos. Inicialmente, la familia se alojó en una casa de vecindad ubicada entre las esquinas de Ferrenquín a Platanal.Durante este tiempo, Vidal se desempeñó en diversos trabajos tales como el de mandadero de una familia de apellido Navarro y mensajero en la clínica del Dr. Iturbe. Paralelamente con los trabajos que realizaba, Vidal cursó estudios de primaria en la Escuela de Artes y Oficios del Maestro Lugo, ubicada en los terrenos que ocupa el edificio del diario El Universal. También en sus ratos libres, ayudaba en las labores eclesiásticas de la iglesia de Altagracia, en la cual llevaba a cabo tareas de monaguillo, oficio en el que conoció al señor Víctor Soto, quien lo estimuló a participar en las “caimaneras” de San Agustín.Comenzó a practicar el béisbol a los 9 años en las llamadas “partidas sabaneras” caraqueñas que se jugaban en los alrededores del Nuevo Circo y en las cuales se desempeñaba como receptor, pitcher y jardinero. En 1931, vistió la franela del Valdespino de Luis A. Blanco Chataing, el cual fue su primer equipo organizado, con el cual conquistó su primer trofeo como pitcher, tras haber abanicado 122 bateadores en 7 juegos, de los cuales ganó 4, además de cubrir la receptoría o los jardines cuando no lanzaba. Por este tiempo jugó también para los equipos infantiles “Lucky Strike”, y el “Unión”.En 1934, cuando apenas contaba con 16 años fue invitado a jugar en La Victoria con el equipo “Concordia” de Gonzalo Gómez, con el que percibiría 300 bolívares mensuales, más hotel y comida, por su actuación en
la semana. En esta divisa compartió como lanzador con figuras como Alejandro Carrasquel, Balbino Inojosa y el boricua Marcelino Blondet (apodado Moncho El Brujo), entre otras. Luego de esto formaría parte de los conjuntos “Ayarí” y el “Japón”, ambos de la ciudad de
Barquisimeto, llegando a ganar con éste último el fabuloso sueldo para la época, de Bs. 700 por mes. También jugó en Maracaibo y otras ciudades, donde se desempeñó como lanzador y cuarto bateador.En 1938, debutó en el béisbol de Puerto Rico con
la divisa Caguas, conectando 2 jonrones y un tubey. En
1948, formó parte de los Navegantes del Magallanes, pero le llamaron de Puerto Rico, Cuba y de México, donde tuvo destacadas actuaciones como jonronero y lanzador. De los países donde jugó,  México fue donde tuvo mejor desempeño, ganando 17 juegos y perdiendo uno como pitcher y bateando para  345.En 1951, jugó en la República Dominicana, donde obtuvo un average de bateo de 359. En las temporadas en las que participó en el béisbol venezolano (19461955), consiguió un promedio de bateo de 307 .A pesar de su gran talento beibolístico, no pudo llegar a las Grandes Ligas, ya que en esa época no se permitía en ellas la participación de jugadores negros. En 1955, se retiró como jugador activo, para dedicarse a las labores de entrenador e instructor de béisbol. En su honor un estadio de la Urbanización de El Cafetal de Caracas lleva su nombre y en su pueblo natal hay erigida una estatua

Fuente: Wikipedia