clemente.png

 Hablar de Roberto Clemente Walker, implica referencia a jugadores batalladores, íntegros, dedicados y exigentes dentro de un diamante de beisbol.

La figura de Clemente, siempre estará ligada a la ayuda humanitaria (esto le causó la muerte) y a la defensa firme de un status de ser humano que, en muchos casos, se le llegó a negar a los jugadores latinoamerocanos o de raza negra.

Sus grandes actuaciones en Series Mundiales y su dilatada y productiva carrera como jugador, hacen que evoquemos con orgullo a uno de los latinos más importantes de todos los tiempos.

Esta es la historia (breve, por el espacio, claro está) de un gran pelotero, de un gran hombre…

Fue exaltado al Salón de la Fama en Cooperstown en 1973, siendo el primer pelotero latino en recibir tal distinción y rompiéndose para ello la regla de esperar 5 años después del retiro para ser elegible a la nominación.

Clemente nació en Carolina, Puerto Rico, el más joven de cuatro hijos de Melchor y Luisa Walker. Jugó 18 temporadas en las mayores de 1955 a 1973, todas con los Piratas de Pittsburgh. Ganó el Major League Baseball Most Valuable Player Award en 1966. Dió ayuda con frecuencia a los paises de America Latina, donando comida y herramientas para jugar beisbol. De hecho, Clemente murió en un accidente aéreo cuando llevaba ocho toneladas de ayuda a damnificados de un terremoto en Nicaragua. El estelar jardinero derecho había alquilado un DC-7  que haría el vuelo por cuatro mil dólares. Su cuerpo nunca fué recuperado.

Logros de Clemente en la pelota

Ganó cuatro campeonatos de bateo de la Liga Nacional y participó en 12 Juegos de Estrellas consecutivos. Terminó su carrera con exactamente 3.000 imparables.

Su average vitalicio se ubicó en los .317, gracias a un total de trece temporadas con un promedio igual o mayor a .300 con 240 cuadrangulares y 1305 remolcadas. Bateó también 166 triples. Todos eston numeritos jugando mayormente en el inmenso Forbes Field de Pittsburgh.

Clemente fue también conocido por su brazo fuerte. El locutor Vin Scully dijo, “Clemente puede fildear la pelota en Nueva York y fusilar un corredor en Pensilvania.”

Fue galardonado con el Guante de Oro doce veces acumulando 266 asistencias desde el outfield a lo largo de su carrera.

Jugó en las Series Mundiales, en 1960 y 1971. Conectó imparables en todos los partidos con su equipo airoso en ambas oportunidades.

También existe, en su nombre, el Premio Roberto Clemente, que se otorga anualmente al jugador de las Grandes Ligas de Béisbol con mejor conducta dentro y fuera del terreno de juego, haciendo hincapié en sus contribuciones a la comunidad.

Fuerte defensor de los derechos de los latinos y los negros dentro del esquema deportivo, llevó su mensaje de igualdad por todo el mundo, haciéndose respetar por esa actitud de exigencias al sistema segregador norteamericano.

Hoy, exhibir el número 21 en cualquier camiseta de beisbol, es remitirse al buen uso que se le debe dar. Después de todo, era el que usaba el “Cometa de Carolina”.

 Fuente: Wikipedia