chico-carrasquel.jpg

Cada vez que se acercaba el 23 de enero, más allá de asociar el día con un hecho contundente en el devenir político venezolano (fue derrocado en 1958 el entonces Presidente de Venezuela, Gral. Marcos Pérez Jménez), la gente en general también recordaba: hoy está de cumpleaños el “Chico” Carrasquel.

El popular campo corto criollo, primer ídolo deportivo del país, llegó a calar de tal manera en el sentimiento de los venezolanos, que bastaba con escuchar sus anécdotas para revivir una era de romanticismo ligada al beisbol.

Afortunadamente pudimos conocerlo y conversar bastante con el. Su alegría era contagiosa y su optimismo rayaba en lo increíble.

Carrasquel, fue sin duda el precursor de las grandes estrellas contemporáneas que guardan en relación a su figura, una especie de culto.

Este fue el “Chico de Venezuela”…

 

El 23 de enero de 1928, en la ciudad de Caracas nació, para hacer historia en el béisbol, Alfonso “Chico” Carrasquel. Es el segundo de diez hijos y su única pasión es el juego de pelota, amor que heredó de su tío Alejandro “Patón” Carrasquel, quien fuese el primer venezolano en jugar en la Gran Carpa.

La calidad de Carrasquel en el infield empezó a hacerse evidente desde sus once años, cuando el poder de su brazo le permitía jugar en una liga reservada para jóvenes de 16. A los 15 años abandonó la escuela para trabajar en una fábrica de neumáticos, donde se le contrató básicamente para jugar en el equipo de béisbol de la empresa.

En 1946 Carrasquel inició su carrera en el ámbito profesional con el conjunto Cervecería Caracas. Ese año disparó el primer cuadrangular de la pelota rentada venezolana y se convirtió en el novato del año. “Chico” jugaría un total de 21 temporadas en la liga local, defendiendo los colores de Cervecería Caracas (ahora Leones del Caracas), Pampero, Oriente, Orientales, Magallanes y Aragua.

Firmó contrato con los Dodgers de Brooklyn en 1948 y fue asignado a Montreal, pero el manager Clay Hooper de los Royals no quería alinearlo porque Carrasquel no sabía hablar inglés. Entonces los Dodgers lo reasignaron al Forth Worth de la Liga de Texas, donde recibió el apodo de “Chico” (palabra que el repetía constantemente al conversar). En el campeonato tejano, bateó para .315 en su primera temporada y consiguió el segundo mejor promedio de fildeo entre los campocortos regulares.

A pesar de su excelente actuación en la Liga de Texas, como los Dodgers no tenían intención de reemplazar Pee Wee Reese en el campocorto, negociaron a Carrasquel con los Medias Blancas de Chicago. “Chico” empezó a jugar con los patiblancos en 1950, para finalizar de tercero en la votación al premio de novato del año de la Liga Americana, gracias a un promedio de bateo de 282, con 72 anotadas y 46 impulsadas, en un total de 141 salidas al campo. Por esos años, se convirtió en el primer latinoamericano en participar en un Juedo de las Estrellas, allanando el camino a las estrellas de hoy.

Aunque su habilidad en el campo le permitió adaptarse rápidamente al béisbol de las Grandes Ligas, la barrera del idioma fue un obstáculo difícil de superar, pero como él mismo decía: “ni la pelota ni el bate hablan inglés”.

Para suerte de “Chico” los Medias Blancas contaban con un lanzador de origen cubano llamado Luis Alomá, quien traducía las instrucciones del manager.

En 1954 lideró a todos los campocortos de la Liga Americana en doble plays, bateó 12 cuadrangulares y anotó 106 carreras. En la siguiente campaña bateó para 256 y fue negociado a los Indios de Cleveland. Carrasquel fue sustituido en el campocorto de los Medias Blancas por el también venezolano Luis Aparicio, quien haría historia al convertirse en el primer y único pelotero criollo en alcanzar el Salón de la Fama de Cooperstown.

Carrasquel cubrió el campocorto de los Indios durante dos temporadas (1956 y 1957) y en 1958 fue negociado a Kansas City por el infielder Billy Hunter. Cuatro meses después los Reales lo cambiaron a Baltimore por Dick Williams. En 1959, después de batear para un promedio de 223, “Chico” se retiró.

Regresó a Venezuela para convertirse en coach y manager de los Leones del Caracas, equipo al cual llevó a ganar el  título en la Serie del Caribe por primera vez en su historia en 1982.

Luego de su pasantía por el banco felino, Carrasquel siguió vinculado al béisbol trabajando como Scout  en Venezuela para los Reales y los Mets de Nueva York.

“Chico” continuó su carrera beisbolística tras los micrófonos como comentarista de radio y televisión en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional. En 1990 se unió al Circuito de transmisiones en español de los Medias Blancas de Chicago.

En su historial se cuentan numerosas anécdotas de corte humorístico, normalmente relacionadas con su pasantía por el beisbol.

Aquejado por la diabetes y luego de una prolongada lucha por mantenerse en pie, Carrasquel falleció en Caracas el 26 de mayo del 2005.

Mañana cumpliría el “Chico” de Venezuela 79 años de vida. Su legado será inolvidable y su incursión en el beisbol estadounidense será recordada con mucho cariño por quienes, posteriormente, se beneficiaron de su capacidad pionera en cuanto a los paracortos nativos.

Fuente: Venezuela Virtual. Bio