astrodome2.jpg

En su momento, el Astrodome de Houston dejó boquiabiertos a todos aquellos que lo visitaban. Era la máxima representación de los avances arquitectónicos y de la evolución del pensamiento humano en materia de edificaciones. La construcción fue un auténtico pionero de las actuales maravillas mundiales de concreto. Un día como hoy, en 1961, se iniciaron las conversaciones que, a la postre, permitireon el levantamiento de una de las “maravillas del mundo moderno”.

El Astrodome se inauguró  el 9 de abril de 1965 y el primer juego fue  de exhibición ante los Yankees de Nueva York. Desde este momento el Astrodome fue reconocido como la ‘Octava Maravilla del Mundo’. La estructura mas grande del mundo y la primera facilidad de uso múltiple  bajo techo, el Astrodome fue un símbolo de lo que el futuro traería. Lo que simbolizó para aquellas personas que lo hicieron posibles, fue diferente. 

Simbolizaba el sueño que el béisbol profesional llegaría a Houston, un sueño que comenzó en 1956 por tres hombres no solamente interesados en negocios pero también en realizar sus sueños. Estos héroes fueron George Kirksey, William Kirkland y Craig Cullinan. Cuando el equipo fue nombrado para la ciudad de Houston en 1960, la fundación del estadio operada y adueñada por el Condado de Harris ya estaba en proceso. En enero del 1957, Kirksey, Kirkland y Cullinan formaron el grupo HSA (Houston Sports Association), este grupo se estableció para atraer un equipo de béisbol. Después de hablar sobre el proyecto con las Grandes Ligas la respuesta fue, “Construyan un estadio y hablamos después sobre el equipo.” Durante el verano de 1959, la búsqueda del terreno en donde construir el estadio comenzó y a la misma vez Bob Smith se hizo un miembro muy importante de HSA. Smith le presentó a su buen amigo y ex-Juez del Condado Harris y alcalde de la ciudad de Houston, Juez Roy Hofheinz, a la HSA. Hofheinz le dio la idea a Smith para utilizar su terreno para construir el estadio. Con Kirksey, Cullinan y Smith involucrado en traer el equipo Grandes Ligas a la ciudad, Hofheinz trabajó en los detalles y visiones del estadio futurista que sería único. “Yo sabía que con las temperaturas altas, la humedad y las lluvias, nosotros necesitábamos un estadio con techo que fuese de múltiples usos,” dijo Hofheinz. “Nosotros queríamos un estadio que fuese un paraíso para los fanáticos, y también que fuese usado para otros eventos además de deportes.”

Cuando Kirksey, Cullinan, Smith y Hofheinz fueron a Chicago en octubre del 1960 a las conferencias de dueños de las Grandes Ligas, ellos tenían confianza que la Liga Nacional les iba dar el equipo. Los Arquitectos habían construido una réplica de lo que iba ser el Astrodome y se lo enseñaron a los dueños el 17 de octubre por primera vez. Ese mismo día mas tarde, Nueva York y Houston fueron escogidas como las nuevas sedes para equipos en la Liga Nacional, que ya tenía 10 conjuntos. Muchos piensan que fue la idea de Hofheinz que convenció a los dueños de escoger a la ciudad de Houston para tener el nuevo equipo y que en verdad  lo merecía. Después de todo, no solo los dueños parecían estar impresionados por la nueva estructura, si no también el electorado del Condado de Harris. Después de seis meses de dibujos y planeamiento, Hofheinz, sus colegas en HSA, arquitectos y ayudantes, obtuvieron su día de gloria el 3 de enero del 1962 cuando comenzó la construcción del Astrodome. Con la construcción en proceso y estimado a durar tres años, Hofheinz mismo financió la construcción del Estadio Colt, un estadio temporero para el equipo Colt .45’s que jugarían allí por tres temporadas. El estadio, que era al aire libre, tenia una capacidad de 32,000 fanáticos, pero con las temperaturas altas y mosquitos en el verano mucha gente no se animaba a ir a los juegos. La construcción fue finalizada a finales del 1964.

En honor a la importancia de la ciudad de Houston al programa espacial, apropiadamente fue nombrado el Astrodome, y para mantener el tema espacial, los Colt .45’s fueron renombrados los Astros. El béisbol en Houston abandonó las afueras y se mudó bajo techo el 9 de abril de 1965 a la estructura donde el clima si se podría controlar. Con Hofheinz siendo el dueño del equipo y la persona encargada de  llevar el béisbol bajo techo, recibió el nombre de “El padre del béisbol bajo techo.” Con millones de aficionados visitando el Astrodome el primer año, el único problema era la grama natural. Los panales del techo fueron pintados por la dificultad que los jardineros tenían viendo la pelota en el aire. La solución fue una alfombra verde que parecía grama y estaba extendida sobre el terreno de juego y tomaría el lugar de la grama natural. La grama artificial conocida como “Astro Turf” fue inventada.

Hoy día, los Astros juegan en otro parque (Minute Maid Park) y el “viejo” Astrodome quedó para eventos de rodeo y conciertos de artistas famosos, capaces de llenar las instalaciones del maravilloso e histórico coso.

Fuente: Archis. Historia de la Arquitectura