monte-irvin.jpg  Irvin, muy joven. La inmortalidad  aún lo esperaba

Las Ligas Negras de beisbol albergaron un gran número de jugadores que, de haber recibido un chance temprano en la MLB, muchas marcas estarían de seguro en manos de otras personas.

Buck O´Neil, Satchell Paige, Joshua Gibson, Talua Dandridge, Cool Papa Bell y Monte Irvin, entre muchos, dieron brillo al deporte más hermoso del planeta y fueron auténticos pioneros de las “superestrellas” de raza negra que tanto han dado al beisbol.

Un día como hoy, en 1973, el Comisionado del Beisbol, Bowie Kuhn, anunció la inducción de Irvin a Cooperstown… 

Fue elevado al Salón de la Fama de Coperstown en 1973 por el Comité de las Ligas Negras.

Nació: en febrero 25 de 1919 en Columbia, Alabama.

Debutó en las mayores: 8 de julio de 1949
Posición Inicial: Left Field
Bateó: Derecho   Lanzó: Derecho  

Jugó para: Newark Eagles (1937-1942, 1945-1948), New York Giants (1949-1955), Chicago Cubs (1956)
Primer Equipo: Newark Eagles

Postemporada: Series Mundiales de 1951  y  1954 
Reconocimiento: All-Star: 1952 

Uno de los jugadores afroamericanos más eficientes de su tiempo (antes de la integración racial en el beisbol de la MLB).

 Monte Irvin reflejó dualidad de excelencia tanto en las Ligas Negras como en las Grandes Ligas. Bateador de alto promedio con poder ocasional, aportó mucho al line up de su elenco original, Newark Eagles, que incluyó en su momento  leyendas de la talla de  Willie Wells, Biz Mackey y Mule Suttles. De buen hablar y gran trato con la gente, traspasó la “barerra del color” en 1949 y fue determinante en la consecución de dos títulos de Liga para los Gigantes, al batear para .458 en la Serie Mundial de 1951.

“Muchos de los jugadores de color pensaron que Monte  Irvin debió ser el primer negro en las Grandes Ligas. Monte era el mejor y más joven jugador negro de nuestra era… Podía llevar la pelota muy lejos, tenía un gran brazo y podía correr bastante rápido. Si, el podía hacerlo todo en el beisbol”.
   — Cool Papa Bell

En su carrera de 8 años en las mayores, Irvin acumuló 2.499 turnos, en los que ligó 731 imparables; 97 dobles; 31 triples y 99 jonrones. Remolcó 443 y su promedio vitalicio fue de .293.

En su uniforme exhibió los números 7 en su primer año con los Gigantes en 1949 ; el 20 entre el 50 y el 55 y en su última zafra llevó el 39 en su espalda.

 

Fuente: Baseball Reference/ Baseball Almanac/ Archivo LES